sábado, 9 de septiembre de 2017

¡Viva Madrid, que es mi pueblo! (1928)


¡Viva Madrid, que es mi pueblo! (1928) 
Director: Fernando Delgado
 Marcial Lalanda, Faustino Bretaño, Celia Escudero, Juana Espejo, Eduardo García Maroto, 
Javier de Rivera, Erna Bécker, Alfonso Orozco, Florencia Bécquer Carmen Viance
 ((( SINOPSIS )))
Película financiada y protagonizada por el matador Marcial Lalanda
 sobre la rivalidad de dos toreros por el amor de una mujer fatal.
((( Descarga Emule )))
Grupo: fifole
 Silente, con intertítulos en Español
-------o0o-------
Filmografías: Fernando Delgado
Filmografías Temáticas:Drama, Toros, Cine mudo
Marcial Lalanda
Marcial Lalanda del Pino, nació en Rivas-Vaciamadrid, Madrid, el 20 de septiembre de 1903. Matador de Toros. Hijo y nieto de mayorales de una finca de reses bravas. Nació en la finca Del Porcal, próxima a la Carretera de Chinchón, Madrid. Creció y vivió en Arganda, Madrid, y allí se inició en el mundo del toreo, influido por la gran afición taurina del municipio. En 1930, el por entonces Alcalde de la localidad, Jacinto García Yepes, le nombró Hijo Adoptivo de Arganda. Tomó la Alternativa en la Real Maestranza de Sevilla, el 28 de septiembre de 1921. Su padrino fue Juan Belmonte. Toreó en esa ocasión reses de Rafael Surga, Los Palacios-Sevilla. Fue el inventor del quite  de la mariposa. Se le dedicó el conocido pasodoble Marcial, eres el más grande, del Maestro Martín Domingo. En 1928 financió y protagonizó la película Viva Madrid, que es mi pueblo.
Como Presidente de la Asociación de Matadores, se enfrentó al gobierno de la república por el boicot de la misma a los toreros mejicanos que estaban actuando en las plazas españolas sin la debida acreditación. Ante su negativa a torear en la feria de San Isidro de 1936, ingresó en la cárcel junto con otros diestros que le secundaron. Por aquel entonces se leían en las calles frases como: “Rusia es la madre de España, México es el padre. Los demás países no son de la familia”, por lo que al repetirse la situación en la cuarta de abono tuvo que ser escondido por un seguidor durante cuatro días. En los tendidos había gritos de ¡Viva España!, insultos y navajazos.Combatió en la Cruzada de Liberación Nacional alistado en las Milicias de Falange, con las que entró en Toledo y Madrid. En Toledo encontró que no menos de doce miembros de su familia habían sido asesinados por los marxistas en la finca de El Puncal, entre ellos su primo Pablo Lalanda Gutiérrez, antiguo matador, junto a sus hermanos Martín, Marcial, Salvador y los hijos de este. Participó en la  Corrida de la Victoria, que se celebró en la Monumental de Las Ventas el 24 de mayo de 1939.

 Toreó en dieciocho corridas en Madrid entre los años de 1939, 1940 y 1941 y se retiró en 1943. En 1978, se querelló contra un periodista que le había acusado de haber instigado la muerte del también matador de toros Félix Colomo, al término de la contienda, quién no solo no estaba muerto, sino que era el dueño del famoso mesón madrileño Las Cuevas de Luis Candelas. Lo cierto es que no solo no instigó la muerte de nadie, sino que intercedió en los tribunales a favor de Litri II, el comandante de la Brigada de los Toreros, al cual logró salvar y que llevó en adelante una vida tranquila retirada de los ruedos. Falleció en Madrid, el 25 de octubre de 1990.




De él escribió Ernest Hemingway:
Lalanda puede enfrentarse con cualquier toro y con todos ellos puede hacer un trabajo hábil y sincero. Como torero completo y científico es el mejor que hay en España, es el maestro indiscutible de la lidia actual.A Lalanda se dedicó el conocido pasodoble Marcial, eres el más grande, del Maestro Martín Domingo, uno de los más populares y más interpretados en las plazas de toros durante las faenas, y en las fiestas de los pueblos de toda España. Precisamente, su interpretación en la Plaza de Las Ventas de Madrid, recién acabada la Guerra Civil, dio lugar a que ya no sonara más ninguno en la plaza de la capital, en adelante, pues, tras tocarse con una buena faena suya, realizó a continuación Domingo Ortega otra faena soberbia pero no sonó ningún pasodoble, provocando la ira de sus partidarios, que se enzarzaron con los de Lalanda. Hubo tal desorden público en los tendidos que las autoridades decidieron que ya no se tocara ningún pasodoble en la plaza de Madrid, lo que se mantiene en la actualidad.


Gracias por visitar nuestros blogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario